Alcmeón de Crotona

 

 Un gran pensador; médico y filósofo que vivió en Crotona, donde existió una escuela de medicina y de la cual formó parte. Considerado predecesor de Hipócrates de Cos, fundador de la medicina.
Algunos lo sitúan en el siglo IV, por ser contemporáneo de Pitágoras pero otros lo sitúan en el siglo V datándolo entre los pitagóricos del tiempo de Sócrates.
Poco ha quedado escrito de su obra, escribió una titulada “sobre la Naturaleza” escribiendo sobre fisiología, astronomía y psicología.

Utilizó una analogía política para explicar su visión de la salud a la que consideraba como un equilibrio, como una “isonomía” de las fuerzas o el equilibrio en el cuerpo de pares de opuestos, frío y calor, húmedo y seco, dulce y amargo, mientras que la enfermedad era una monarquía, es decir, el predominio de alguna de estas cualidades sobre las demás.
La importancia de sus pensamientos radica en que se aleja del pensar mítico y entiende la enfermedad no como el producto de un castigo divino o alguna otra acción de los dioses sobre las personas, sino como una alteración de la naturaleza, una ruptura del equilibrio o que también podía ser causadas por la violencia. En base a esto, la tarea del médico sería mantener o restaurar el equilibrio de contrarios físicos en el cuerpo.

Sobre las percepciones sensoriales ha tratado cuatro órganos (vista, oído, olfato y gusto). Siendo el primero en hablar de unos “pasillos” por los cuales el olor y el gusto llegan al cerebro. Esto ha dado lugar a la cuestión de si Alcmeón habría realizado disecciones para comprobar la relación entre el cerebro y los órganos de la percepción.
En todo caso, una de sus ideas más importantes es que consideró al cerebro como el órgano central del pensamiento y de la sensación.
En lo referente a la muerte, según él, la razón por la cual los hombres mueren es porque no pueden unir el principio con el fin, lo que expresa la característica del movimiento circular, y recuerda la sentencia de Heráclito: «en el círculo el principio y el fin son comunes». La inmortalidad, pues, es cíclica y para Alcmeón todas las cosas divinas se mueven continuamente y de forma circular.
En su teoría de la salud se ilustra su dualismo. Es muy posible que esta doctrina, a pesar de su rectricción al campo de la medicina, haya sugerido a Platón la teoría que Simias, en el Fedón (85 E - 86 D) describe acerca de que el alma es simplemente una armonización de los opuestos físicos que componen el cuerpo si fuera Alcmeón el padre de esta teoría demostraría que: o bien era pitagórico, o que ejerció influencia sobre los pitagóricos.