"Yo no pensé, yo investigué..."
 Guillermo Conrado Röntgen

Dr. Antonio Dubravcic Luksic
Premio Nacional al Mérito Profesional otorgado por el Colegio Médico de Bolivia

 

(1845 - 1923 - Premio Nobel 1901)

"Una luz verdosa, débil y vacilante se proyectó sobre un pedazo de cartón pintado con una preparación química fluorescente... una luz hasta entonces jamás observada".

Así describió WILHEIM CONRAD ROENTGEN el momento en que descubrió el 8 de noviembre de 1895, los rayos normalmente invisibles emitidos por un tubo de Crookes. Estos rayos revelaron tener una capacidad de penetración hasta entonces ni siquiera soñada.

"...penetraban fácilmente el cartón, la madera y la ropa, atravesaban hasta una tabla gruesa y un libro de 2000 páginas..."

Y al interponer su propia mano entre la fuente de los rayos y el pedazo de cartón luminiscente, vio "la silueta de los huesos de su mano viva proyectada sobre la pantalla".

!El gran descubrimiento se había realizado¡ "Yo no pensé...yo investigué" . Habría dicho Roengtgen al ser entrevistado.

Roentgen se dio cuenta que los rayos invisibles que estaban produciendo la fluorescencia no habían sido previamente descritos, y los llamó rayos "X". Roentgen no reportó inmediatamente su descubrimiento sino que pasó varias semanas en su laboratorio, haciendo meticulosos experimentos y registrando sus observaciones. Una radiografía de la mano de su esposa le convenció del potencial papel de este nuevo rayo. En el mes de diciembre de 1895 presentó al Secretario de la Sociedad Físico Médica de Wurzburgo una manuscrito intitulado "Eline neus Art von Stranhlen" (Sobre una nueva clase de rayos).

El descubrimiento significó una nueva era en la física, en la medicina también. Al cabo de un año des descubrimiento, se habían escrito 49 libros y mas de 1.000 artículos en revistas. Los rayos "X" habían sido utilizados en el tratamiento de las lesiones de la piel y el cáncer.

El rápido desarrollo en la fabricación de los equipos para tomar radiografías fue posible por la visión de Roentgen de no patentar su descubrimiento, asegurando de esta manera que no abrían obstáculos para su empleo en beneficio de los pacientes. En 1901, Roentgen recibió el primer Premio Nobel en física por este descubrimiento.
 


Primer equipo de rayos X instalado en  "Sucre" (Bolivia)
1896


Tomógrafo Moderno